29 mayo 2016

Cambiar los puños de la bici

Este fin de semana he seguido ajustando la bici, que la pobre va teniendo ya una edad y está con lo que venía de fábrica hace unos 25 años. Y la prueba de fuego han sido los puños. Yo pensaba que estaban pegados, pero no. Resulta que quitarlos y poner los nuevos es cuestión de maña, no de fuerza.

El problema es que no deslizan sobre el manillar bien, como es de esperar para la salud de tu dientes. Buscando por internet he visto de todo. La mayoría pasa por meterle un destornillador cuan sonda rectal y luego, por el agujero, echar toda clase de líquidos.

Pero es más fácil que todo eso. Basta con que la superficie entre el manillar y el puño esté mojada. Y lo mejor es algo que no lo pringue todo. ¿has probado alguna vez esos líquidos mágicos para lavar las manos sin agua? El truco está en que son soluciones en alcohol, que se evapora muy rápido. Por eso es bueno para dar friegas cuando tienes una insolación: al evaporarse, baja muy rápido la temperatura del cuerpo (por eso notas fresquito).

Espera, que me disperso. Estaba hablando de los puños de la bici. Entonces, para quitarlos, basta con introducir alcohol entre el puño y el manillar. Si no quieres usar un destornillador y correr el riesgo de arañar el metal, puedes usar una jeringuilla (con aguja y todo) y meterlo en 2 o 3 puntos por ambos lados del puño. Verás como en seguida empieza a deslizar y sale sin problemas.

Para poner los nuevos es lo mismo, pero más fácil. Como tienes el puño en la mano, mójalo por dentro con alcohol y simplemente empújalo hasta su sitio. Eso sí, poner antes las manetas del freno y de los cambios o te tocará quitarlos y ponerlos dos veces (no preguntes).

Yo todo esto lo descubrí es este vídeo sobre cómo cambiar los puños del canal de Youtube de Mammoth, que ha sido mi salvación en más de una ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada