27 mayo 2016

Correr rápido, cuestión de cadera

Otras de las cosas que me ha hecho mejorar es la posición de la cadera.  Lo descubrí en la entrada «la cadera manda» del blog One Two, Triatlón (que, por cierto, te recomiendo).

Básicamente, se trata en correr con la cadera más alta. Intenta sentir que tu cadera se aleja del suelo. Estírate hacia arriba desde el cuello, como si trataras de separar tu cabeza de la cadera y estira más la pierna de atrás. El efecto inmediato es que alargas la zancada y normalmente el movimiento vertical arriba y abajo disminuye (si lo haces bien), con lo que toda la energía la inviertes en avanzar.

Sin embargo, es algo que no se puede mantener todo el tiempo en carreras de fondo (que en atletismo se considera a partir de los 5.000 m.) así que olvídate en las 10k y ya no digamos en una maratón.

Te dejo un vídeo donde Jesús España lo explica muy bien y fíjate en los corredores: se ve rápido quién corre con la cadera alta y quién con la cadera baja.



Yo lo que hago es reservarlo para el kilómetro final y especialmente para la llegada (o en mi sprint final en la Wings4Life WR): es el momento de olvidarte de los km que ya has hecho, concentrarte en la técnica y echar el resto para entrar en meta por todo lo alto, y disfrutando del momento, que es tuyo y de nadie más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada